sábado, 28 de julio de 2018

Ruta por Rumanía. 15 imprescindibles que ver en Bucarest


CAPÍTULO 2

Cuando volaba hacia Bucarest en la compañía aérea rumana Tarom, de la cual tengo que resaltar la belleza de sus azafatas como representación de la mujer rumana, vi en la redecilla del respaldo del asiento delante de mí, la revista de la compañía, que tenía como portada una foto que llamó poderosamente mi atención y me encantó: unos paraguas de vivos colores que tapaban el cielo de una calle. En ese momento no sabía lo que era, pero más tarde callejeando por la ciudad de Bucarest los encontré y los  fotografié. Estaban en el pasaje de Victoria (Pasajul Victoriei). Cuando conseguí plantarme ante los paraguas la foto que hice me pareció alucinante, y por ello la pongo como portada de este primer post que va sobre Bucarest. Te invito a un paseo para seguir conociendo rincones y edificios de esta bella ciudad.



Bucarest (Bucaresti) es la ciudad más grande de Rumanía y su capital, además de ser una de las ciudades más pobladas de la Unión Europea y uno de los principales centros industriales y de transporte de la Europa Oriental. 



Bucarest es, además, una ciudad llena de anchas avenidas arboladas y edificios de la Belle Epoque, por ello en el año 1900 era conocida como el “petit Paris” o la “París del Este”, debido a esta arquitectura y al ambiente cultural cosmopolita. La zona histórica no sufrió importantes daños durante la Segunda Guerra Mundial, pero durante la dictadura de Nicolae Ceausescu, muchos edificios se derrumbaron o se abandonaron. Además, el terremoto de 1977 provocó muchos daños en gran parte de los edificios.



Pero muchos de ellos han sido restaurados y Bucarest presenta una atractiva visita que me propongo ahora mostrarte en imágenes  


Introducción al Casco antiguo

El barrio de Lipscani es el casco antiguo de la ciudad. Los edificios que te encontrarás callejeando son de finales del XIX o principios del XX, combinando el neoclasicismo, el estilo neorumano y el art decó, y para terminar, el eclécticismo repleto de vidrio del postmodernismo y del minimalismo. La calle principal es la que lleva el mismo nombre que el barrio. Veamos los principales lugares de interés.



Corte Vieja (Curtea Veche)


Empezamos por los orígenes de Bucarest que están en el barrio de Lipscani, concretamente en la calle Franceza. En ella se encuentra Curtea Veche (Corte Vieja) que fue la primera corte real de Bucarest y que dejó de usarse como tal después de las dos grandes catástrofes ocurridas: el incendio de 1718 y el terremoto de 1738.



La corte real estaba compuesta por el Palacio del Barón, la Iglesia de la Anunciación, más tarde conocida como la Iglesia de Curtea Veche (que puedes ver en la foto de más abajo), habitaciones de recepción, las cancillerías reales, caballerizas y jardines. Fue construida por Mircea el Viejo​ a finales del siglo XIV y principios del siglo XV.​ 



Hoy en día, las ruinas del Palacio se han convertido en un sitio arqueológico protegido por el gobierno, incluyendo un jardín y el Museo de Curtea Veche.



En el jardín te ves cara a cara mirándote fijamente, con un busto de Vlad Tepes el empalador, príncipe de Valaquia, que en el siglo XV fortificó la ciudadela construida por Mircea el Viejo y la elevó a residencia real. En este príncipe se inspiró el irlandés Bram Stoker para escribir la novela Drácula, sobre cuyo mito os contaré su verdadera historia cuando lleguemos al capítulo del castillo de Bran.




Restaurantes y terrazas


El ambiente nocturno, se alarga toda la noche en el centro de Bucarest con decenas de restaurantes y terrazas llenas de gente, luz y colorido.



Librería Carturesti Carusel

La encontrarás en el nº 55 de la calle Lipscani. Aunque oficialmente se llama Carturesti Carusel, también es conocida como The Carousel of Light, debido al diseño de toda su estructura en blanco, donde la luz de la cubierta de cristal y de las centenas de focos iluminan los más de 10.000 libros y 5.000 discos, de sus estanterías. Fruto de la remodelación arquitectónica de un edificio del siglo XIX, el gusto exquisito del estudio de arquitectura rumano Square One lo convirtió en una lujosa librería donde sus visitantes y clientes pueden acceder además a un espacio multimedia, galería y sala de eventos para conciertos y presentaciones culturales, distribuido en 4 alturas, marcadas por las ondulantes barandillas. 

Antigua Banca Nacional de Rumanía  (Banca Naţională a României)


En la calle Lipscani también se encuentra este edificio, de estilo neoclásico con influencias racionalistas, de finales del siglo XIX, construido entre 1884 y 1890. Seguro que te sorprenderá su tejado de metal dorado y su impresionante escalinata de granito, flanqueda por inmensas columnas corintias en la fachada principal. 




Palacio de la Pinacoteca (Palatul Pinacotecii)


Enfrente de la banca nacional se encuentra la Pinacoteca de Bucarest que contiene una importante colección de pinturas, siendo fundada el 1 de junio de 1933, por real decreto, por el rey Carol II de Rumania.

Iglesia de Stravopoleos (Biserica Stavropoleos)


Siguiendo por la calle con el mismo nombre a la izquierda de la Pinacoteca, encontrarás una de las iglesias más bonitas de Bucarest. Por la noche es como una joya de ámbar reluciendo entre los árboles que la arropan. 



La biserica Stavropoleos fue construida en 1724 y es de estilo brâncovenesc, también conocido como Renacimiento valaco o Renacimiento rumano. Tiene una biblioteca con más de 8.000 libros sobre teología, música bizantina, historia y arte.



En las iglesias ortodoxas el frente de la iglesia, equivalente al altar mayor de las iglesias católicas, se llama Iconostasio


Banco de ahorros nacional C.E.C. (Palatul C.E.C)


Siguiendo por la calle Stravopoleos, llegarás hasta el CEC Bank (Casa de Economii și Consemnațiuni) en la Avenida Victoria, el banco más antiguo de Rumanía. Es un precioso edificio que el banco vendió al municipio de Bucarest para que se usara como museo.  Construido en estilo ecléctico en 1897, el palacio está coronado con una cúpula de cristal y metal, y la entrada consiste en un arco apoyado en dos pares de columnas de estilo compuesto.



Aprovecho este punto para introducir la Avenida Victoria (Calea Victorei) dada su importancia y que corre paralela al río Dâmboviţa hacia el norte, después hacia el noroeste hasta Piaţa Victoriei, y finalmente de nuevo hacia el norte. En ella vamos a encontrar los siguientes edificios que visitaremos a continuación, siendo la calle estrella de Bucarest en los años de entreguerras. En la actualidad, contiene tiendas de muchas marcas de lujo como Rolex, Gucci, Burberry, Prada, Hugo Boss, Armani, Ellie Saab y Ermeneglido Zegna, lo que la hace la calle con las tiendas más caras de Bucarest.

Antigua fachada del Teatro Nacional de Rumanía (Teatrul Național al României)


Avanzando por la Avenida Victoria hacia el noroeste desde el CEC Bank, podrás encontrar el hotel Novotel Bucarest, inaugurado en 2006, al que en su construcción se adosó como portada la reproducción de la fachada del antiguo Teatro Nacional de Rumanía, destruido en la Segunda Guerra Mundial y que da un toque de contrate entre lo antiguo y lo moderno. Esta fachada también a aparece en el reverso del billete de 100 Lei (moneda rumana).

Un poco más adelante, a tu derecha encontrarás el pasaje Victoria (Pasajul Victoriei) cuya foto has visto ya como primera de este post.

Biblioteca central de la Universidad de Bucarest Carlos I (Biblioteca Centrală Universitară din București)

Saliendo del casco antiguo, si sigues andando por la misma Avenida Victoria llegarás a la Plaza de la Revolución (Piața Revoluției), en donde podrás ver varios edificios importantes como los que te muestro a continuación.



El primero es la Biblioteca central de la Universidad de Bucarest Carlos I construida en 1864 donde podrás encontrar una gran estatua ecuestre de dicho rey ante su fachada. 



Museo Nacional de Arte de Rumania (Muzeul Naţional de Artă al României MNAR) 
  

Enfrente de la Biblioteca se encuentra este museo que alberga unas 70 mil obras de arte. Presenta colecciones de arte rumano medieval y moderno, así como una colección internacional reunida por la familia real rumana. 



Pero, antes de ser museo, este edificio fue el Palacio Real de Carol I en 1833 que lo habitó tras la creación del Reino de Rumanía en 1881 (anteriormente era un principado). Es este último rey quien lo moderniza y amplia en un estilo neoclásico entre los años 1882 y 1885.



En 1946 comienza a conocerse como el "Museo de Carol I" y, más tarde, con el comienzo del régimen comunista el palacio se nacionaliza en 1948, convirtiéndose en sede del consejo de ministros, llamándose galería de arte de la nación. En 1950 se inaugura al público la Galería Nacional y se abren unos años después la Galería de Arte Europeo y el Departamento de Arte Medieval Rumano.

Ateneo Rumano (Ateneul Român)


Un poco más adelante de la Plaza de la Revolución encontrarás El Ateneo Rumano, que presta sus servicios desde 1888. Este edificio de forma circular y bellamente adornado es la sede de la aclamada filarmónica que lleva el nombre del músico rumano más conocido “George Enescu”. Anualmente, en ese ateneo se realiza el musical de fama internacional con el mismo nombre.

Formando parte del Patrimonio Europeo (desde el 2007), el Ateneo Rumano de Bucarest presenta un estilo neoclásico, con toques románticos.

Para que puedas conocer a George Enescu te dejo aquí su obra más importante para que la escuches: Rapsodias rumanas.


Para oírla debes pulsar el botón PLAY en la imagen




Memorial del Renacimiento (Memorialul Renașterii)

Si te trasladas hasta el otro lado de la Plaza de la Revolución encontrarás este inmenso cono que es un monumento a los caídos en los últimos días de la revolución contra Ceausescu

En 1989 el pueblo rumano se levantó contra el dictador en Timisoara, extendiéndose la revuelta por toda Rumanía, llegando hasta el mismo Bucarest. 

En un último esfuerzo por controlar la situación y templar los ánimos, Nicolae Ceausescu habló en esta plaza al pueblo del 21 de Diciembre, desde las ventanas del edifico que está detrás del monumento, entonces sede del Palacio presidencial, y ahora Senado y ministerios. Pero no pudo contener la revolución, hubo represión y víctimas en las calles y huyó con su mujer en un helicóptero que fue obligado a descender al poco tiempo, para ser juzgados sumarísimamente y ejecutados. La dictadura había acabado y comenzaba la democracia. 

Fíjate que todos estos hechos coinciden en el tiempo en el mismo año de la caída del muro de Berlín.


Palacio del Parlamento Rumano (Palatul Parlamentului României)


Dejando ya la Avenida Victoria te deberás trasladar hasta la Colina Spirii (Dealul Spirii) para contemplar esta mole que ahora es la sede de las dos cámaras del Parlamento de Rumania. 

Es famoso por ser el edificio administrativo civil más grande del mundo​ y el segundo edificio más grande del mundo después de El Pentágono estadounidenseEs además el edificio administrativo más costoso y pesado de los existentes.​ Se extiende sobre un área total de 340.000 m².

El palacio fue construido en 1985 por el régimen de Ceausescu como sede del poder político y administrativo, a costa de la demolición de una gran área del centro de la ciudad.​

Para los ciudadanos este ostentoso edificio fue una contradicción amarga a la pobreza que los rodeaba. Cuando el gobierno demócrata toma el control pensó derribarlo por ser un recordatorio chocante de la época comunista, sin embargo, destruirlo era más caro que terminarlo. Debido a eso en el año 1990, lo comenzaron a usar como Parlamento y pasó a ser conocido con su actual nombre.



Teatro Nacional (Teatrului Național)

Ahora vamos a dar un salto hasta la gran avenida de Bulevardul General Gheorghe Magheru, justo en la plaza de la Universidad, para ver el singular edificio del Teatro Nacional con su cubierta de un rojo chillón, construido en 1973, y que constituye uno de los principales edificios culturales de la ciudad.



No te pierdas tampoco la escultura plantada en 2010 en los jardines del teatro que representa partes de obras de Ion Luca Caragiale, considerado como uno de los mejores dramaturgos rumanos.


El Patriarcado

Para conocer el último de los imprescindibles de Bucarest de nuestra lista, deberás de dar otro salto y visitar un lugar singular que pocos extranjeros probablemente conozcan.



Empiezo por aclarar que la religión más extendida en Rumanía es la ortodoxa rumana. Cada país ortodoxo tiene su iglesia principal o patriarcado, lo que para los países católicos es el Vaticano. El patriarcado de la iglesia ortodoxa rumana se encuentra en Bucarest, y la Catedral Patriarcal es la sede del Patriarca, que fue construida en 1656 en estilo brâncovenesc o renacentista rumano. 



Para llegar al Patriarcado tienes que ir por el Bulevard Unirii hasta la Plaza Unirii, y en ella subir andando la cuesta de la calle cortada al tráfico Aleea Dealul Mitropoliei.



Las iglesias ortodoxas se caracterizan por tener sus paredes exteriores e interiores totalmente cubiertas de bellas pinturas policromadas con motivos religiosos.


En el interior los fieles permanecen de pie ante el sacerdote que oficia la misa en un lateral del inconostasio. Dato interesante es que los sacerdotes ortodoxos rumanos están obligados a casarse antes de oficiar su primera misa.


Los fieles ofrecen velas por sus difuntos o rogativas en unos pequeños templetes que siempre están afuera de las iglesias. 
  

El Palacio del Patriarcado, no lo fue siempre, ya que sirvió como sede de las sucesivas asambleas legislativas rumanas. No fue hasta 1997 cuando los parlamentarios desocuparon el edificio para cederlo al Patriarcado de la Iglesia Ortodoxa Rumana.



Dependencias del Patriarcado.





Y esto es todo de los 15 imprescindibles que ver en Bucarest, espero que hayan sido de tu interés.

Si quieres seguir visitando lugares de Rumanía pincha en el enlace:


Y puedes ir buscando en el mapa los lugares que vayamos recorriendo. 



Si te ha gustado por favor haz un Retweet y compártelo en tus redes sociales con los botones de más abajo.
Gracias!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Un comentario tuyo es algo muy valioso para mí ya que me hace mejorar el blog.
¡Anímate y comenta!